Trucos goteras grifo

Las goteras del grifo puede que no te molesten al poco tiempo de iniciarse el ruido, sin embargo, cuando veas la factura del agua notarás la importancia de detener este problema lo antes posible. Para enmendar las goteras existen ciertos trucos simples y directos que te quitaran este dolor de cabeza de una vez por todas.

Acabar con las goteras es posible siguiendo arreglos sencillos que no requieren de mucho esfuerzo, por lo que cuando lo vayas a hacer hay una gran posibilidad de que sí funcionen con normalidad.
Pero también recuerda que si el problema persiste luego de implementados estos trucos, lo mejor será dejarle esta tarea a los profesionales. No hagas de una molestia pequeña una más grande.

A continuación cincos trucos para acabar con las goteras del grifo:

1. Cambio de la goma

Cuando hay goteras lo más común es que sea culpa de la goma, y que por ende, sea necesario el cambiarle. Para hacerlo cierra la llave de paso que de seguro encontrarás o en el baño o en el lavandero.
Procede a quitar la parte superior del grifo al aflojar el tornillo y retira la goma para reemplazar por una nueva.

2. Limpia las obstrucciones

Muchas veces las goteras se deben a obstrucciones en el sistema del grifo, por lo que una opción para detener el molesto goteo es desarmando el grifo y limpiando sus piezas con delicadeza.
Si se trata de un problema por suciedad con esto debería solventarse con rapidez.

3. No sobre esfuerces al grifo

Aunque un grifo puede durar por años en una casa, tampoco hay que olvidar que al tratársele sin cuidado se podrá dañar. Por eso hay que prestar atención a qué tanto se le esfuerza, si su válvula está muy apretada, algo que no debería ser puesto que reduce su duración.

4. Sustituir las piezas

Existen casos en donde la sustitución de piezas es la única opción de puede enmendar el goteo. Pero esto tampoco quiere decir que se perderá el grifo como tal.
En las ferreterías acostumbran a venderse piezas de repuesto, puesto que es conocido que algunas partes tienden dañarse, más por el deterioro común de los materiales.

5. Emplea lubricante a prueba de agua

Cuando hayas cambiado las piezas, una buena idea para evitar que sufran por el paso del tiempo, es rociarlas con lubricante a prueba de agua. Esto aumentará su resistencia, y por lo tanto el grifo tardará bastante en volver a gotear, si es que lo vuelve a hacer.