Sanitarios adecuados para minusválidos

Los sanitarios para las personas minusválidas deben contar con ciertos requisitos que les otorguen facilidad y seguridad cuando los vayan a emplear. Están diseñados además para impulsar a que individuos con dificultades motrices sean autosuficientes, y tengan la mejor privacidad en ellos.

Un cuarto de baño está compuesto por el sanitario, el lavabo y la ducha, todos estos poseen ciertos reglamentos para que un minusválido los use con normalidad. Pero son los sanitarios los que más causan curiosidad acerca de sus beneficios para esta clase de público.

Entonces, pensando en su bienestar y cuidado...

¿Qué sanitario es el adecuado para un minusválido?

Los inodoros deben tener el suficiente espacio para permitir que alguien en silla de ruedas pueda levantarse y sentarse con facilidad, además tienen que ser más altos que los comunes para un acceso más directo (de 43 a 47 cm).

En caso de que la altura fuese mejor, es algo que tiene una solución en una plataforma. Existen plataformas que se adaptan a la base del inodoro para que no se sienta, como si estuviese ahí una extensión.

Con el espacio se está refiriendo a por lo menos a 75 cm entre el inodoro y la pared. También desde el eje del inodoro deberían estar ubicados asideros horizontales en uno de los lados para asegurar que las personas se puedan apoyar en algo a la hora de sentarse y pararse.

En tal caso, su instalación depende sobre qué tan estables sean las paredes, de no serlos se necesitaría el reforzar las paredes.

La localización del portarrollos y el pulsador de descarga son de importancia, puesto que deben estar a disposición por igual. Lo ideal sería que tuviese un llamado para la emergencia o solicitudes.

La puerta del baño, debería ser corrediza o que siempre abra para afuera. La razón está en que si alguien sufre de una caída dentro del baño, nada pueda impedir el acceso a los sitios. El suelo también debería ser antideslizante para evitar caídas desafortunadas.

Otros detalles:

Otros datos para un sanitario eficiente para un minusválido corresponde a una zona de lavabo tipo ménsula, con un grifo que sea del tipo palanca. Tiene que ser bajo y estar cerca del borde, de preferencia deberá ser reclinable.

Mientras que la zona de la ducha debería estar al ras con el suelo y un asiento que esté a unos 43 o 47 cm de este.
No solo está en el diseño la atención que se le presta a este tipo de personas, puesto que un baño así debe contener todos los accesorios de baño en un punto que no sea muy alto para una mayor accesibilidad.